DELITOS Y FALTAS

Posted on 25 mayo, 2013

0


La ambición del sexo masculino

A pesar de tener una muy buena conversación al final del film y de haber leído que es la favorita de ciertas personas, “Delitos y faltas” (1989) no opino que se pueda decir que es una de las grandes obras maestras de Woody Allen. Aunque ello no significa que sea mala, ni mucho menos.

Las comparaciones son odiosas, lo sé, pero como mucho se ha dicho y se dice que “Match point” (2005) es un remake de ésta, no puedo evitar pararme a hacer una pequeña crítica comparativa. Si bien para mí “Match point” es mejor, también tengo que decir que ello es debido a que soy más propensa a los dramas y “Match point” es enteramente dramática. Por contra, “Delitos y faltas” tiene un estilo mucho más propio de Woody Allen donde se entrelazan historias paralelas, como ocurre, por poner un ejemplo de los muchos que podríamos poner, en “Hannah y sus hermanas” (1986). Al entrelazar estas historias paralelas, el drama queda mucho más suavizado. En “Match point” esto no ocurre, siendo la única historia principal la que es. Hay una cosa que me gusta mucho en la relación “Delitos y faltas” y “Match point”. En ambos casos, el protagonista mata debido a su ambición, pero con una diferencia: en “Delitos y faltas” el hombre ya está aposentado en prestigio y no quiere perderlo pero en “Match point” aún no lo está pero prevé que está encaminado a ello a través de su matrimonio. Es fascinante cómo Woody Allen le asigna al hombre que ya está asentado unos remordimientos que incluso le hacen volver a la escena del crimen, mientras que ese elemento lo elimina en “Match point”. Desde mi punto de vista y hablando desde una perspectiva general, entiendo que hay más posibilidades de que surjan remordimientos en el personaje de “Match point” – pues aún no tiene 100% asegurado un prestigio (está de camino a ello) mientras que el personaje de “Delitos y faltas” digamos que se la juega mucho más-  sin embargo, le asigna unos tremendos remordimientos mayores al otro personaje. La víctima, por otra parte, continúa siendo una mujer, tanto en la película realizada en 1989, como en la llevada a cabo en el 2005. 16 años han pasado y parece que la ambición aún se continúe dibujando tan sólo en los hombres. Las mujeres siguen encarnando el rol de querer formar una familia: ya sea como amante o como esposa. Aunque también es cierto que, como la violencia sobre las mujeres se continúa dando en un número de ocasiones muchísimo mayor que la violencia en los hombres, está “genial” que Allen retrate esta realidad a través de un protagonista ambicioso donde los haya. Así pues, nos encontramos con lo siguiente: si es cierto que repetir, incluso pasados 16 años, un protagonista hombre como ambicioso y 2 mujeres que lo quieren es algo clicherado, el hecho de que justamente no le haya dado la vuelta a los sexos de los protagonistas da a entender que no se trata de una crítica a la ambición amoral del ser humano, sino a la ambición amoral de hombre (sexo masculino) por encima de cualquier cosa… o persona.

También tengo que decir que en “Delitos y faltas” veo parte del guión de “Cassandra’s dream” (2007) en la forma de organizar el crimen: en “Delitos y faltas” el hermano acudiendo al hermano y en “Cassandra’s dream” el tío recurriendo a los sobrinos (siempre hombres conspirando atentar), además de toda la concepción de “favores” que se dibuja en esa forma de organizar el asesinato.

En definitiva, creo que “Delitos y faltas” tiene un estilo mucho más propio de Woody Allen, pero cada vez más veo en sus películas, no un estilo, sino una retroalimentación entre ellas. Lo cual puede ser gustar… o desagradar.

Año de inicio 1989
Pais EEUU
Duración 104 min.
Géneros Comedia, Drama
Idiomas Inglés
Directores Woody Allen
Guionistas Woody Allen
Productores Robert Greenhut, Charles H. Joffe, Thomas A. Reilly, Helen Robin, Jack Rollins
Título original Delitos y faltas
Anuncios
Posted in: Violencia