LAS SUPERNENAS

Posted on 1 julio, 2013

5


La versión cartoon de las mujeres Tarantino

Ayer 30 de junio pudimos disfrutar por última vez del canal Cartoon Network España, pues ha cerrado después de 20 años de emisión.

Hemos decidido ponernos las gafas de género para darles un homenaje (o no, según el resultado de nuestra crítica) a una de sus series: Las SuperNenas (1998) o The Powerpuff Girls.

Así, hemos tecleado “el mejor capítulo de Las Supernenas” en el google y hemos obtenido como resultado el siguiente:

Ayer, último día de Cartoon Network en España, colgamos en nuestro muro de facebook la propuesta de analizar conjuntamente el capítulo y las críticas obtenidas sobre la serie fueron positivas.

Pero, ¿serán Las Supernenas un falso empoderamiento de la mujer (o niña)?

Veámoslo.

Las Supernenas viven en una casa pintada de rosa y llena de peluches. Como canción de intro tenemos:

¡Azúcar! ¡Especias! ¡Y muchas cosas bonitas! Fueron los ingredientes escogidos para crear a unas nenitas perfectas. Pero el profesor Utonium añadió por descuido un ingrediente más a su poción… ¡La sustancia X! ¡Así nacieron, las Supernenas!

¿Son las Supernenas, a pesar de toda su fuerza, un cliché? ¿Un falso empoderamiento?

Para ello analizaremos cómo se muestran esos elementos típicos de la feminidad y cómo se muestran los elementos atípicos de feminidad.

Así vemos que, tanto unos como los otros se distinguen directamente, sin intención de camuflaje.

Junto a todas las cosas rosas y dulces, aparecen una sarta de hostias directas y fuertes por doquier. Sin resentimientos ni titubeos. Las Supernenas se cabrean cuando les tocan los ovarios como ninguna princesa Disney lo ha hecho nunca. Destrozan bienes en sus luchas, las cuales son dignas de cualquier Superman: se tiran camiones, impactan contra edificios y caen en picado contra el suelo creando un enorme cráter.

Y no solamente eso, sino que todo viene aderezado con una enorme y buena ración de ironía. En el capítulo que hemos analizado, por ejemplo, cuando Burbuja vuelve en sí y le está dando una tremenda paliza a Mojo Yoyo, se escucha:

Parece que Burbuja vuelve a ser la misma niña dulce de siempre.

A parte del sarcasmo que ello comporta, se muestra a las niñas de forma directa que adoptar cánones típicamente masculinos no va en contra del concepto de mujer o feminidad.

Por ello, respondiendo a la pregunta: ¿Son Las Supernenas un falso empoderamiento típico de los 90?

La respuesta es no. 

Justamente los falsos empoderamientos de la mujer adoptan la óptica inversa: bajo un fingido poder o autonomía, se esconden unos estereotipos de dependencia encubiertos.

Aquí se muestra todo: lo dulce y lo amargo.

Con Las Supernenas no solamente se rompe con el cliché de que las niñas pueden pegar tan bien como un niño, sino que las mujeres fuertes no tienen por qué caer en el estereotipo de mujeres feas, antipáticas y poco femeninas, con todas las connotaciones que tiene esa palabra. 

Las Supernenas son la versión cartoon de las mujeres de Tarantino. 

Pero no nos quedemos sólo en eso. Hay otra cosa extraordinaria de Las Supernenas (y que también dibuja Tarantino en sus mujeres Death Proof).

Pensemos en ellas y luego pensemos en las héroes (incluso heroínas) tradicionales.

¿Cuántas Supernenas tenemos?

Tres.

Y es que Las Supernenas pone en énfasis algo muy asociado a las mujeres: la colaboración o cooperación.

Las redes de mujeres que luchan por sus causas son mucho más comunes que en los hombres debido a que los derechos de las mujeres se han visto muchas más veces afectados por el bombardeo patriarcal que ellos no suelen padecer, al menos, con la misma intensidad.

Las Supernenas trabajan conjuntamente. A diferencia del resto de superhéroes, transmiten un mensaje de trabajo cooperativo que es muy positivos para las niñas (¡y niños!).

De hecho, en el capítulo analizado, cuando Burbuja es “mala”, ella misma lo dice: los malos son individuales. Y así es: cada uno de los personajes de la serie que encarna el rol de maligno o maligna es un ser individual, frente a Las Supernenas, que combaten el mal con todas las hostias que quieran pues el ser niñas (sexo femenino) no les es ningún problema, siempre cooperativamente. Tanto es así que, al principio del capítulo, cuando Burbuja se transforma, hay todo un alegato a favor de la sororidad.

Por último, el hecho de que haya sido un hombre (el profesor Utonium) quien las haya creado, es androcentrista. Tampoco dice mucho a su favor que la mezcla de especias (flores), azúcar y muchas cosas bonitas (colores) haya tenido que ser, justamente, lo que diese lugar a unas “nenitas perfectas”, ni mucho menos que tan sólo un accidente propiciase que cayese la sustancia X que las convirtió en lo que las convirtió¹.

Sin embargo, no nos extraña esta referencia androcentrista pues es un fiel reflejo de la realidad. Lo bueno es que, en un mundo donde el poder aún lo ostenta mayoritariamente el sexo masculino, que hace y deshace el concepto de la feminidad a su antojo, no hay duda de que la sustancia X que convirtió a las nenas en Supernenas fue el feminismo.

¹Hay que decir que el profesor Utonium, a pesar de no esperárselas así, adora a Las Supernenas. Lo cual también es un mensaje muy positivo para las niñas y niños. Nos enseña que no vamos a padecer el rechazo de nuestros seres queridos si no adoptamos el rol que, en un principio, se esperaba de nosotras y nosotros.

Año de inicio 1998
Pais EEUU, Hong Kong
Duración 30 min.
Géneros Animación, Acción, Comedia
Idiomas Japonés, Inglés, Cantones
Directores Craig McCracken, John McIntyre, Randy Myers, Genndy Tartakovsky, Lauren Faust,Robert Alvarez, Robert Renzetti, Chris Savino
Título original Las supernenas
Anuncios
Posted in: Roles