LA CAZA

Posted on 17 julio, 2013

0


la caza

Esta película danesa, La caza (2012), nos invita a reflexionar acerca de interesantes (e importantes) temas.

De forma sistematizada se podría decir que los fundamentales son:

  • LA SOBREPROTECCIÓN DE NUESTROS HIJOS E HIJAS

¿Ha pasado nuestra sociedad de no prestar demasiada atención a los y las niñas a sobreprotegerles?

Si es así… ¿en qué aspectos? Dado que, día a día, existe cierto desinterés por lo difícil de conciliar la vida familiar, personal y laboral.

  • LA CADENA DE CULPABILIDAD

¿Quién tiene la culpa de lo sucedido al protagonista? ¿La niña que se siente rechazada? ¿El comentario tonto del amigo del hermano? ¿Los adultos que se empeñan en creerla? ¿La desconfianza del ser humano?

Aún teniendo todos estos asuntos sobre la mesa para debatir, desde CINEFAGIA DE SOCIEDADES nos vamos a centrar en otro, dado que hay algo que no pasa desapercibido si analizamos la película con las gafas de género puestas.

Y es que hay, durante toda la película, una serie de comentarios que incitan a hacer pensar que, toda la desdicha que le ocurre al personaje interpretado por Mads Mikkerlsen, Lucas, es debido a su bondad. Por ser un hombre sensible y cariñoso. 

Al empezar el largometraje nos encontramos pronto con una escena donde Lucas se muestra un tanto tímido con su compañera de trabajo cuando ésta se le insinúa. Ella se muestra como una mujer que toma la iniciativa y el director no duda en incorporar una escena en la que ella le dice a él que le gusta porque es dulce

Por otra parte, Lucas es un hombre que lucha por tener a su hijo viviendo con él. No le oculta que le quiere. Hay una relación muy íntima entre el padre y el hijo. Sin embargo, su exmujer le reprocha:

Tienes 42 años y trabajas en una guardería infantil. Tu hijo se avergüenza de ti.

¿Existiría ese comentario si Lucas fuese mujer?

Pero prosigamos.

Encontramos continuas escenas en las que se ve cómo de tiernamente Lucas trata a sus alumnos y alumnas. Incluso, aún teniendo en cuenta todo lo que ha provocado la mentira de Klara, Lucas en ningún momento se dirige a ella con malas formas.

Justo cuando la mentira de Klara empieza a coger fuerza y aparece el único amigo de Lucas que le apoya (a mitad películas, más o menos), su amigo le dice:

Siempre te he dicho que eras demasiado bueno.

Al final de esa conversación Lucas le comenta, refiriéndose a su exmujer dado que su amigo también la nombra después de decirle que es demasiado bueno:

Yo la pondré a tono.

A partir de ahí empiezan a acontecerse pequeñas escenas donde Lucas adopta una actitud mucho más violenta, llegándose a pegar con otros hombres.

Es de destacar que absolutamente todos los otros hombres – excepto el protagonista y, por momentos (especialmente cuando se arrepiente) su mejor amigo, padre de Klara-adoptan una actitud altiva y chulesca durante toda la película, que aún despunta más teniendo como referencia la forma de ser del protagonista.

En pocas palabras, parece como si las nuevas masculinidades se estuviese construyendo, a través del personaje de Lucas -un hombre sensible y cariñoso- a través de su relación con el hecho o concepto de que “todo lo que te está ocurriendo, te lo tienes merecido”. En esta película, ser un nuevo hombre es sinónimo a tonto. Sólo a los tontos les pasan estas cosas.

¿Es que que la niña haya mentido y que el resto de adultos le hayan dado una credibilidad totalmente fehaciente sin una sola prueba es consecuencia de que Lucas no sea un machirulo altivo de los que no tienen capacidad de jugar con niños?

¿Es que que la niña haya mentido y que el resto de adultos le hayan dado una credibilidad totalmente fehaciente sin una sola prueba es consecuencia de que Lucas sea de los hombres que no tienen miedo a mostrar amor hacia su hijo?

¿Es que que la niña haya mentido y que el resto de adultos le hayan dado una credibilidad totalmente fehaciente sin una sola prueba es consecuencia de que Lucas sea dulce con su pareja?

La solución a esto puede ser diversa:

O bien el director lo ha querido introducir como un debate más junto a los otros, siendo consciente de la penalización moral que aún hoy en día padecen los hombres que adoptan nuevos roles.

O, por contra, ni tan siquiera las películas de la industria independiente se salvan del sexismo.

Esperemos que sea la primera opción.

Año de inicio 2012
Pais Dinamarca
Géneros Drama
Directores Thomas Vinterberg
Guionistas Tobias Lindholm, Thomas Vinterberg
Productores Jessica Ask, Madeleine Ekman, Mette Høst Hansen, Sisse Graum Jørgensen, Morten Kaufmann, Martin Persson, Thomas Vinterberg
Título original La caza
Anuncios