3 METROS SOBRE EL CIELO

Posted on 30 julio, 2013

1


Entre tanto estereotipo y cliché, un mensaje positivo

La película 3 metros sobre el cielo (3MSC) (2010) dirigida por González Molina se trata de la versión española de la original e italiana 3 metri sopra il cielo (2004).

Tanto en una como en la otra, aunque en nuestra crítica nos vamos a centrar en la española, encontramos toda una serie de estereotipos y clichés más que obvios.

El film muestra una trama más que machacada en el cine: chico malo se enamora de chica buena. O, chico con capacidad nula para amar se queda prendado de chica adinerada e inocente. Pero no solamente eso, sino que encontramos otros clichés como malotes vs. pijos, madre histérica¹ vs. padre bonachón, chica inocente y buena vs. chica macarra y mala y elementos estereotipados sobre el amor, mostrándolo fielmente al romántico.

3 metros sobre el cielo continúa con la dinámica de otras películas anteriores, como Grease (1978) o Dirty Dancing (1987) -la protagonista de 3MSC se llama Babi en una claro homenaje a la protagonista de Dirty Dancing, a quien también se la conocía como Baby- de asignarle el rol negativo a él contraponiéndolo al rol positivo de ella. Pero con una diferencia: en este caso, debido a que los clichés son exageradamente obvios y resultan desfasados teniendo en cuenta que ya han pasado más de 20 años desde aquellas películas a las que se remiten, es fácil encontrarnos comentarios criticando estas poses en foros de cine, incluso es fácil encontrarnos a usuarios/as que generalmente no se definen como feministas (por aquello de entenderlo como hembrismo) usando el adjetivo machista para definir la película. Y es que, ya en la introducción se nos presentan toda una serie de elementos clicheados a rabiar: él, un tío duro que viste siempre con chupa y presume encima de su moto; ella, secándose el pelo para luego arreglarse y quedar monísima.

Quizás por ello, Federico Moccia (autor del libro en el que se basan las dos películas) ha intentado hacer del personaje masculino uno más actual poniéndolo a él como relator de la historia sin inconvenientes de presentarnos sus sentimientos más íntimos y, por supuesto, amorosos. Ya en la intro que se hace en el film, junto a las imágenes estereotipadas, él va relatando toda una sarta de ideas relacionadas con las almas gemelas y las media naranjas del estilo cuando la encuentras (a la chica de tus sueños) lo sabes. Sin embargo, este modernismo no cuela. A parte de la gran cantidad de estereotipos muy fácilmente detectables por cualquiera, en la película acontecen toda una serie de elementos que construyen el personaje masculino como un machirulo de mucho cuidado.

En primer lugar, H, que es como se le conoce al personaje interpretado por Mario Casas, no solamente se construye a través de la contraposición respecto a su novia, sino también como contraposición a cualquier otro chico que pertenezca a la clase social en la que encuadran a la chica. En pocas palabras, H o Hugo es dibujado como lo contrario a un pijo. Este elemento es de lo más peligroso dado que los chicos pijos que aparecen en la película se muestran respetuosos con las mujeres (y con cualquier persona, independientemente del sexo que ésta tenga) y totalmente pacíficos. Por ende, se está diciendo que H, como contraposición a estos personajes, se trata de una persona sin ningún tipo de miramiento hacia los demás, ni tan siquiera hacia su novia, y violento.

Por otra parte, es alarmante que algunos elementos violentos se camuflen bajo el romanticismo. Por ejemplo, el hecho de que cuando él la conozca a ella, lo haga metiéndose con su físico, llamándola fea, especialmente teniendo en cuenta la edad de los personajes y la presión social que se vive actualmente en cuanto al físico.

Así pues, por mucho que durante la película se incluyan frases como la conversación entre el padre de Babi  y H que sigue:

Tu hija me enseña a ir despacio, y eso me sienta bien.

O promesas que él le hace a ella diciendo que cambiará, lo cierto es que el personaje interpretado por Mario Casas no se desprende en ningún momento de su violencia y agresión (tanto física como verbal, insultando constantemente). Se trata, una vez más, de un falso nuevo hombre.

Y es justo aquí donde aparece un elemento más que positivo en la película. Prácticamente el único elemento positivo de la película. Y es que, a pesar de presentar a H prácticamente como un héroe a través de escenas como aquellas en las que él la salva a ella de la policía, o le prohíbe subirse a un coche con un (otro) macarra (de hecho, seguramente optaron por llamarle H por este motivo) y con comentarios acerca de él como:

Tiene pinta de salvarte la vida (frase de la hermana de Babi a Babi)

lo cierto es que la protagonista, Babi, es consciente en todo momento de la agresividad de él, la cual rechaza de plano desde el primer momento. Si bien es cierto que hay toda una transición en la que ella le da varias oportunidades a él para cambiar, lo cierto es que cuando esa violencia se muestra explícita con la propia Babi (hasta al momento había sido con terceros y sin invertir carga física), ella opta por romper la relación de cuajo y no volver a querer saber nada de él. Incluso en la escena en la que H empuja al vecino enamorado de Babi, tirándolo al suelo después de gritarle Te ha dicho dos veces que la dejes, interpretando el rol de héroe que tenía hasta el momento, vemos que ese rol se gira en su contra al ser la propia Babi quien le grita que pare ya dado que el chico, el vecino, no había producido el incidente aposta.

Pero no solamente eso, sino que pocos minutos después, él le pegará un bofetón a ella. Esa escena está excelentemente planificada dado que se carga de tensión por el accidente mortal que acaba de tener su amigo Pollo y ella está gritando como una loca porque ya no aguanta más. El pánico que recarga la escena podría haber excusado el comportamiento de él debido a los gritos de ella y la situación en sí, sin embargo dibujan un personaje femenino que no se deja engañar por ese contexto. Una Babi que es rotunda frente a la agresión (que paulativamente ha ido viviendo anteriormente con la violencia de él hacia otras personas de su alrededor) y que se planta con un BASTA fuerte, sin volver, nunca más, a dar un paso hacia atrás en su decisión.

La reacción contundente de la chica frente a la agresión parece obvia, sin embargo, cuando una persona está dentro de una relación las cosas no se ven de forma tan clara y por ello la creación de este personaje femenino es importante y positivo.  Sobretodo teniendo en cuenta el público al que va dirigido.

Sin embargo este mensaje queda un tanto desvirtuado por el hecho de que la película esté construida bajo el punto de vista de él, no ya porque sea él quien la cuente, sino más bien por el afán que parecen tener el director y el guionista de hacernos sentir mucho más cerca de él que de ella. Al final de la película, él llora por primera vez, hace las paces con su hermano mayor e insta toda una serie de pensamientos del estilo nunca volverás a sentir lo mismo. Nunca volverás a estar tres metros sobre el cielo, presentándolo como una víctima. Aún así, hay que decir a favor de la película española, que en la versión italiana se enfatiza todavía más sobre el personaje masculino, llegando a sentir rechazo, incluso asco, por la chica al no dejar entender bien al público por qué ella rompe con él.

Sea como fuese, y aún a pesar de esta forma manipulada de explicar la historia, lo cierto es que, incluso presentándose él como víctima de los hechos, se puede concluir que la historia muestra que la violencia no lleva a nada: tanto él como ella se quedan sin estar tres metros sobre el cielo.

¹Llama la atención como todas las mujeres relevantes de la película son unas arpías excepto la protagonista. En concreto, las madres, en contraposición a los padres. La madre de Babi llega incluso a pegarle un bofetón mientras que el padre la apoya y se muestra comprensivo, pasándose la película entera diciendo frases como Son críos, Rafaela. Por parte de H, se enseña que éste se volvió como se volvió (siendo anteriormente un buen chico, tal y como se muestra en la película con escenas en las que se le ve estudiando y diciendo que ha sacado todo notables y excelentes) a causa de su madre, la cual engaña a su padre con otros hombres, mientras que su padre se queda en casa pensando que ella está de viaje.

Año de inicio 2010
Pais España
Duración 118 min.
Géneros Drama, Romance
Idiomas Español
Directores Fernando González Molina
Guionistas Federico Moccia, Ramón Salazar
Productores Juan Carlos Caro, Marco Chimenz, Mercedes Gamero, Isidro Gómez, Francesca Longardi, Álex Pina, Francisco Ramos, Giovanni Stabilini, Riccardo Tozzi, Daniel Écija
Anuncios